LOS 5 GRANDES BENEFICIOS DE MEJORAR TU PRONUNCIACIÓN EN ESPAÑOL

Voy a crear un poco de polémica diciendo esto, pero es lo que siento.

 

Hablar español con un acento extranjero muy marcado te impide conectar bien con los nativos.

 

Ya sé que muchos no opinan igual. Incluso aún son muchos los profesores de lenguas que no le dan demasiada importancia a una buena pronunciación. 

 

Por supuesto, hay espacio para diferentes opiniones y formas de aprender una lengua. Solo quiero exponerte la mía, porque es la que me enseñó mi experiencia y creo que te puede ayudar con tu aprendizaje.

 

Como dice esa conocida frase:

“No aceptes críticas constructivas de gente que no ha construido nada”.

Bueno, no siempre estaré de acuerdo con esta frase, pero ahora me viene genial para el tema que estoy tratando.

 

Imagino que gran parte de las personas que no le dan importancia a pronunciar bien una nueva lengua, nunca han conseguido hacerlo y, por tanto, no han vivido el cambio que supone. 

Si me permites una comparación un poco cómica:

 

Un profesor de lenguas monolingüe es como un jamón ibérico sin grasa.

 (¿En serio acabo de decir eso? Te juro que es la comparación que se me ha venido a la cabeza)

Es decir, a quien enseña lenguas y solo habla su propia lengua materna le falta lo esencial.

Le falta la lógica del aprendizaje, el recuerdo de la experiencia, la empatía más auténtica.

Así que, si te parece, vamos a escuchar a los que sí han conseguido aprender bien otras lenguas.

 

Te voy a poner mi caso como ejemplo, porque es el que mejor conozco.

 

A mí, aprender a pronunciar como los nativos me cambió la vida. 

Mejorando mi forma de hablar, no solo conseguí tener una conexión más profunda y auténtica con los nativos, sino que además, me permitió descubrir una nueva parte de mí misma que me encantaba.

 

Y yo me pregunto: “¿qué estudiante de español que sueñe con hablar bien la lengua, no querría eso mismo?”

Pues eso. Ahora, ya sabes por qué me apasiona ayudar a personas que buscan esa transformación.

 

Ven conmigo. Vamos a descubrir los grandes beneficios que te pierdes cuando decides que la pronunciación no importa:

 

BENEFICIO 1. Adiós a las respuestas en inglés.

 

Cualquier estudiante de lenguas ha vivido ese momento en que reúnes todas tus fuerzas para hablar en el idioma con un desconocido. Y qué mal sienta si no te entienden y te responden en inglés. Momento de decepción absoluta.

 

La primera ventaja de mejorar tu pronunciación en español es muy evidente. Los españoles te entenderán mejor cuando hables con ellos. Y cuando hagas alguna pregunta en un restaurante, hotel, tienda o mercado sabrán que están hablando con alguien que no necesita traducciones y la respuesta en español será automática. 

 

Esto, amigo mío, te da lo que llamamos los españoles “un subidón de energía”. Te da alegría y fuerza para seguir hablando español.

 

Si quieres saber más sobre este punto, echa un vistazo a este otro artículo: ¿Por qué los españoles a veces no te entienden cuando hablas español?

 

BENEFICIO 2. Los españoles ya no tendrán secretos para ti.

Una consecuencia directa de conocer bien cómo funciona el español hablado es que también entenderás mejor a los españoles.

 

Seguro que estás de acuerdo conmigo, si digo que para poder conversar es fundamental entender lo que la otra persona te dice.

 

Pero ¿cuántas veces has pensado que los españoles hablamos demasiado rápido?

La velocidad de una lengua se mide por el número de sílabas pronunciadas por segundo. En este punto, tengo una noticia buena y otra mala.

La mala es que, efectivamente, el español está entre las más rápidas.

La buena noticia es que tú también puedes dominar el español hablado. Solo necesitas entender cómo funciona la lengua cuando hablamos y, por supuesto, tener mucho contacto con ella.

 

Cuanto más te expongas al español, más rápidamente se acostumbrará tu cerebro a entender cómo cambian las cosas cuando hablamos: la unión de palabras, el ritmo, las pausas, los diferentes acentos, la entonación según se le dé un sentido u otro…

 

BENEFICIO 3. Por fin tendrás conversaciones más interesantes.

 

Los dos anteriores nos traen sin remedio aquí.

 

Vamos a definir primero qué es una buena conversación.

Para mí, una conversación es buena cuando es agradable, ambas partes se encuentran cómodas y se respeta el turno de palabra. Es importante que no sea un monólogo, que haya reacciones y preguntas y se muestre interés auténtico en el otro.  

Hasta aquí, cualquier conversación sin importancia puede ser buena. Sin embargo, ya sería una conversación de calidad, si además de todo eso, hicieras un esfuerzo por escuchar con toda tu atención y acabarás aprendiendo algo nuevo. 

 

Cuidado. No me refiero a conversaciones tipo debates, que se hacen tanto en clases de español, sobre temas como la ecología, el trabajo o las costumbres de algunos países.  

Se puede tener una conversación muy interesante sobre algo que te acaba de ocurrir, o sobre la nueva película de ese director especial, o eso que te contaron el otro día o que acabas de leer… 

 

Sí, con tu nivel intermedio en español también puedes tener buenas conversaciones.

 

Adapta los tiempos de escucha y habla a tu nivel de la lengua. Cuanto menos fluidez tengas, más deberás escuchar al otro. Te servirá para aumentar esos momentos de contacto con la lengua. Tu cerebro irá almacenando nueva información (gestos, expresiones, fórmulas, vocabulario, muletillas…) que podrás utilizar tú mismo en tu próxima conversación.

 

¿Alguna vez has tenido una conversación interesante de verdad en español? ¿O en otro idioma diferente al tuyo? Si contestas que no, esto hay que solucionarlo.

 

BENEFICIO 4. Te sentirás más cómodo y seguro hablando.

 

 

Y ahora llegamos a lo que cambia por dentro.

Acercar tu pronunciación a la de los nativos puede suponer también que tú mismo te veas de otra manera.

Si tienes una buena conversación en tu lengua materna, te puedes sentir inspirado, comprendido o que has conectado. 

Si lo haces en español, además te sentirás bien, orgulloso por lo que acabas de hacer.

 

Dejarás de ver tus errores como pequeños fracasos, y empezarás a verlos como nuevas oportunidades de seguir mejorando.

 

¿Quién querría ser perfecto cuando puede seguir aprendiendo?

Yo opto por lo segundo.

 

Te dejo aquí otro de mis artículos sobre este tema: 5 errores que no te dejan hablar español con seguridad

 

Te sentirás feliz por conocer esa otra parte de ti. Ahora eres más grande y llegas más lejos que antes.

Te sentirás a gusto y por fin, mucho más seguro, cuando hablas con los demás.

Tu imagen de ti mismo mejorará y tu autoestima te lo agradecerá.

 

BENEFICIO 5. Conectarás de forma más profunda con los nativos.

 

Adaptar tu forma de hablar a la de los nativos puede suponer un cambio real en tu vida. Quizás sea el principio de una bonita amistad o de cumplir un sueño laboral.

 

Simplemente es más fácil y agradable charlar con alguien a quien entiendes bien y que comprende lo que tú dices. Sin comprensión no hay conexión posible.

 

Cuando alguien intenta hablar nuestro idioma con un fuerte acento, la probabilidad de conectar de verdad se reduce. Algunos nativos llegan a pensar de forma negativa: “¿por qué no intentará hablar mejor?” o “siempre tenemos que hacer un esfuerzo los demás”. No me gustan estos pensamientos, pero sé que existen, porque los he vivido y quiero que seas consciente.

 

Reducir un poco tu acento extranjero supone un pequeño esfuerzo si lo comparas con lo que recibirás a cambio.

 

Cuando tu autoestima aumenta, cuando te sientes bien contigo mismo, cuando hablas con más seguridad, tu imagen lo refleja. Y los demás lo notan.

 

 

 

CONCLUSIÓN

En este artículo hemos visto algunos motivos por los que merece muchísimo la pena mejorar tu pronunciación en español.

 

Si a ti también te gustaría mejorar tu forma de hablar y poder conversar de forma más espontánea con españoles, ha llegado el momento de reflexionar sobre tu pronunciación.

 

Pregúntate qué puede estar fallando en tu forma de hablar, cómo te perciben los nativos, cómo te sientes después de hablar con ellos…

 

Ahora, vamos a hacer un ejercicio mental.

 

Visualízate conversando con españoles. Te sientes a gusto, cómodo, no sientes estrés, lo tienes bajo control, te ríes, reaccionas, escuchas con atención a los demás…

 

… y ahora tienes tú el turno de la palabra.

 

Todos te escuchan.

 

Dime, ¿cómo suenas? ¿y cómo te gustaría sonar?

 

El poder de una buena conversación es infinito.

Si lo tienes claro y quieres mejorar tu pronunciación en español, ahora tienes la oportunidad de hacerlo con mi ayuda, sin salir de tu casa y en solo unas semanas. 

 

Apúntate ya aquí y recibirás toda la información dentro de muy poco. El programa que estoy creando para ti lo sacaré más adelante a un precio más adecuado a su gran valor, pero tú tendrás la oportunidad de participar esta primera vez al precio de Oferta de Lanzamiento. 

 

Apúntate y te informo.

Sin comentarios

Escribe un comentario