¿Cómo hablar español sin traducir?

Cuando aprendemos algo nuevo, nos enfocamos en conseguir nuestro objetivo, pero a veces, lo hacemos de la manera más difícil y no disfrutamos del camino. 

Para aprender un idioma podemos ir a la escuela, hacer deberes, estudiar mucho, memorizar verbos y vocabulario durante años y años. Pero, entonces, ¿por qué después de hacer todo esto a ti aún te cuesta hablar español?

Hoy, la respuesta te la va a dar mi hija de once años, Clara.

Clara va al “cole” en Flandes, donde vivimos. Aquí, a su edad en el colegio solo se aprende francés como segundo idioma. El inglés llega más tarde, normalmente en primero de secundaria, es decir, a los 12 años. Ella saca muy buenas notas en francés, pero no es capaz de comunicarse en esa lengua, incapaz de decir nada.

Un día, teníamos visita en casa. Unos amigos vinieron a cenar con sus hijos. Después de la cena, estábamos charlando y riendo y, de pronto, Clara empezó a hablar en inglés. “Mmmmm, vale”, pensamos, “a Clara le gusta escuchar música de vez en cuando o ver algo en la tele con subtítulos…”, pero es que estuvo mucho tiempo hablando y nuestra sorpresa fue, sobre todo, por cómo hablaba. El acento que tiene, el vocabulario, poder seguir y seguir sin parar para buscar una palabra… Tan natural y con tan buena pronunciación

Todos nos sorprendimos mucho. Y creo que ella misma también. Por eso, seguió hablando sin parar. Hasta que tuvimos que pedirle que se callara un rato, porque a veces hay que hacerlo. Clara habla muchísimo. Como decimos en España, habla por los codos y no se calla ni debajo del agua.

Al día siguiente, hablé con ella. Le pregunté cómo había aprendido tanto inglés sin nunca haber ido a clases. Y su respuesta me hizo muy feliz, porque confirmó totalmente el método que yo usé cuando aprendía neerlandés y el que utilizo en mis clases y programas. Ella hacía de forma natural lo que yo veo como el método más eficaz para aprender a hablar una lengua.

Me dijo: “mamá, yo solo hago lo que me gusta, y si está en inglés, pues es en inglés. Por ejemplo, escucho una canción que me gusta mucho y me encanta repetirla muchas veces hasta que sueno igual que la cantante. O veo una serie americana en la tele y repito las frases que me hacen gracia. Me gusta mucho y por eso lo hago.” 

No hay más. 

¿Quieres saber por qué Clara ha conseguido esto y tú todavía no? 

Estas son las claves de su aprendizaje:

Es una forma de juego, le divierte. Ahí tienes su motivación. No lo necesita para sobrevivir en un nuevo país o buscar trabajo. No. Lo hace porque le gusta hacerlo. Su secreto es que disfruta haciendo lo que hace y la práctica es para ella un juego, no una obligación. 

Lo hace escuchando a nativos. Tiene contacto a menudo con la lengua nativa y en diferentes acentos. Y escucha lo mismo muchas veces. Habrá escuchado una misma canción veinte veces o más. Si ve una serie, recuerda muy bien las frases y expresiones que más se repiten.

Imitar es un juego. Hacer un poco de teatro imitando la pronunciación, entonación, etc… del original es divertido y ayuda muchísimo. Clara se escucha a sí misma y lo repite hasta que está satisfecha. “Ahora sí me sale bien.” 

De acuerdo, probablemente tener un buen oído también la ayude. Pero si lo ha hecho ella, lo puede hacer cualquiera, al ritmo que cada uno pueda o quiera. 

No pongas excusas, estoy convencida de que tú también puedes hacerlo, pero será imposible si no empiezas nunca.

Vamos ahora a tu caso. 

¿Cómo puedes empezar a pensar en español y dejar de traducir cuando hablas?

 

1.Empieza por estar en contacto con el español cada día.

O, por lo menos, varias veces a la semana. Cuanto más en contacto estés con la lengua, más fácilmente asociarás una cosa a su nombre en español, sin necesidad de traducir.

Sé que eres una persona ocupada, pero lo ideal sería dedicarle una hora al día a tu español. Haz cosas que te gusten, pero en español. Lee el periódico, ve la tele, una serie, una película, busca recetas de cocina, escucha música.

Esta es la mejor forma de aprender nuevo vocabulario en su contexto y en poco tiempo, sobre todo, si trabajar con listas de vocabulario y flashcards te aburre tanto como a mí. Y, no lo olvides: toma nota de nuevas palabras siempre dentro de su frase.

2. Asocia nuevas palabras a imágenes, frases concretas o a una definición en español.

Tomar nota de una nueva palabra con su traducción a tu idioma, te ayuda a aprenderla más fácilmente. Pero, tomar nota de la palabra junto a su imagen, una frase o su significado explicado en español te ayudará a pensar en ella en español cuando hablas español. No necesitarás traducir antes en tu cabeza, porque la has aprendido en español.

3. Escucha mucho español.

Las clases que encuentras en youtube están bien si necesitas conocer mejor una estructura concreta, pero me refiero más bien a vídeos o podcasts sobre temas que te interesen mucho. Por ejemplo, si te gusta la cocina, busca vídeos de recetas. Si te gusta el golf, busca vídeos sobre este tema. Si te gusta leer, busca un vídeo donde recomienden libros y hablen de las tramas. Tu cerebro te lo agradecerá y empezará a ver esos ratitos como algo muy agradable y no algo aburrido y difícil. Si quieres aprender a utilizar expresiones hechas, te recomiendo que veas series, películas o cortos en español. Y si ya tienes un nivel más avanzado, atrévete con entrevistas y concursos de la tele.

4. Escoge un fragmento muy, muy breve y trabaja con eso.

Después de escuchar un vídeo o audio interesante una primera vez, elige un fragmento muy corto.

Escuchar sin más no sirve de nada. Si quieres progresar, debes escuchar atentamente y a menudo, no solo lo que dicen, sino también cómo lo dicen. Como hace Clara. 

Usa ese audio como un dictado y escribe todo lo que oyes. Es la mejor forma de comprobar lo que sí entiendes bien y lo que no tan bien. Además, escribir te ayuda a recordar mejor esas palabras.

Y, por supuesto, es muy importante que imites a quien habla. Al principio, utiliza frases cortas. Te sorprenderá todo lo que puedes aprender con una sola frase. Y dila exac-ta-men-te igual que en el vídeo.

5. Habla contigo mismo/a.

Busca un momento en el día para describir en español lo que ves o lo que vas a hacer. Intenta no traducir, no pienses demasiado.

Empieza por cosas fáciles, que conoces bien. Primero, palabras sueltas, y puedes hacerlo cada vez más difícil.

Dependiendo de tu nivel, puedes nombrar las cosas que estás viendo, describir la situación de tu presente, lo que quieres hacer esta tarde, recordar lo que hiciste ayer, cómo eras de pequeña, qué crees que pasará al día siguiente, dar tu opinión sobre algo que te ha ocurrido, etc…

Si no conoces una palabra, intenta explicarlo de otra manera o búscala en un diccionario español-español.

6. Practica hablando con otras personas.

Los pasos de arriba son fundamentales para aprender y mejorar, pero ahora necesitas practicar hablando. Ten conversaciones sobre temas cotidianos. Esta es la mejor forma de utilizar lo que ya sabes y seguir aprendiendo nuevas formas de decir algo.

Si estás lista/o para poner en práctica todo esto, vente a nuestro Club de Charla. Sin moverte de tu casa tendrás conversaciones conmigo y con otras personas como tú en grupos pequeños sobre temas que os interesan: vacaciones y viajes, costumbres y cultura española, recetas, aficiones y deporte, series y películas…

CONCLUSIÓN

Ya sé que me repito, pero esto es muy importante:

Diviértete en español y aprenderás más y mejor. No seas demasiado dura contigo misma. 

  • Escoge algo que te guste hacer en tu idioma y hazlo en español
  • Intenta no crear una lista de vocabulario con traducciones a tu idioma, a no ser que sea necesario.
  • Escucha español a menudo
  • Escoge fragmentos cortos para escuchar infinitas veces e imitar al que habla. Aprenderás nuevas estructuras, vocabulario, expresiones…
  • Habla contigo misma. 
  • Únete a nuestra comunidad y practica el español que ya sabes y conoce nuevas expresiones y estructuras, mientras conoces a otras personas que están en tu misma situación.
Sin comentarios

Escribe un comentario