6 pasos para hablar español con seguridad

¿Llevas tiempo estudiando español pero te cuesta mucho hablar de forma natural? 

¿Traduces continuamente desde tu propio idioma al español, dudas mucho y te bloqueas?

Entonces, me alegro de verte aquí.

Estás en el sitio correcto si quieres superar estos problemas.

Imagina que estás en España y en la calle alguien te para. Cuando te das cuenta, él lleva un micrófono en la mano y su compañero una cámara de televisión… ¡Ay, mi madre! ¿Te atreves a contestar lo que te pregunten o te entra el pánico y sales corriendo?

Imaginemos que eres valiente y te paras. Escucha lo que te pregunta este joven*:

ESCUCHA ESTO

Para poder contestar de forma natural, tienen que pasar muchas cosas:

entender lo que te preguntan

pensar lo que vas a decir 

decir lo que quieres decir

conseguir comunicar el tono que quieres

Hacer esto en otro idioma es complicado. Tú eres normal. Nadie se siente seguro cuando habla un nuevo idioma. NADIE.

Todos nos sentimos expuestos y vulnerables cuando hacemos algo que nos cuesta y que no hacemos a la perfección. Tememos la reacción de los demás, pensamos en los errores que seguramente vamos a cometer, lo ridículos que vamos a sonar, etc.

Dicho esto, ¿por qué hay entonces gente que habla por los codos (habla mucho) y disfruta haciéndolo y otros que realmente lo pasan mal, se bloquean y solo quieren desaparecer del universo?

Cada persona es un mundo. 

Si eres introvertido en tu propio idioma, no esperes ser diferente en otra lengua. No seas demasiado duro contigo mismo. Para lanzarte a hablar con otras personas, necesitas reunir la energía suficiente y tener una motivación muy clara.

Si eres extravertido, pero perfeccionista, cuando aprendes un idioma conoces un nuevo yo. Una nueva faceta de tu personalidad. El yo que no se atreve a hablar, uno más tímido y pensativo. Eso sí, con una gran sonrisa, pero casi mudo. Lo sé muy bien, porque yo también pasé por eso.

No te preocupes, no vamos a hacer psicoanálisis, porque no es lo mío. Solo quiero ayudarte a comprender que, a veces, estas cosas tienen raíces muy profundas. 

Solo si decides entrar en tu mente, a descubrir tus por qués, podrás cambiar cosas y avanzar.

Para ayudar mejor a mis alumnos y clientes, he creado una ruta para vencer el miedo y hablar con más seguridad.

Nadie dice que sea una tarea fácil, pero estoy convencida de que si sigues estos pasos y eres constante, tú también conseguirás hablar con más seguridad. 

Hagas lo que hagas, te recomiendo absolutamente que tengas una libreta siempre a mano. En ella puedes apuntar todo lo que aprendas nuevo, pero, sobre todo, y lo que más te va a ayudar, es apuntar los ERRORES que cometas. Revisar tu libreta cada semana (depende de cuánto la uses) y hacer nuevas frases en conversaciones imaginarias con esas correcciones será una gran ayuda para aprender de forma rápida a mejorar tus turnos de palabra.

Ahora sí, vamos a ello.

 

1. Conócete mejor.

Mira dentro de ti, reflexiona y descubre por qué sientes esa inseguridad cuando hablas español. 

Tu falta de seguridad viene de algún tipo de miedo:

Miedo a cometer errores cuando hablas con alguien, a un bloqueo cuando te preguntan algo, o al fracaso cuando te contestan en inglés porque no te han entendido bien.

¿Y de dónde vienen esos miedos? Hazte algunas preguntas para averiguarlo.

  • ¿Te pasa también con otras cosas? ¿Cuáles?
  • ¿Siempre te has sentido inseguro al hacer algo nuevo delante de otras personas?
  • ¿Crees que eres justo contigo mismo, o quizás te exiges demasiado?
  • ¿Qué esperas de ti mismo? ¿Es realista tu objetivo?
  • ¿Has intentado frenar un poco y retomar esa práctica de una manera más sencilla?
  • ¿Te quieres a ti mismo lo suficiente?

 

2. Ponte metas alcanzables.

Ser positivo es una virtud, pero si te pasas y te pones metas imposibles, solo conseguirás desmotivarte.

Por ejemplo, hoy decides que vas a tomar acción y a mejorar tu español hablado. Quieres hablar mejor en tus próximas vacaciones en España. Estás supermotivado y lo ves muy claro. Dentro de 2 meses tu español va a ser sensacional y hablar con fluidez será una realidad.

Cuidado con estas metas. No digo que sea imposible, pero sí muy, muy poco probable. 

Esto puede resultar en una desmotivación tan grande que dejes el español para siempre. Como hacen muchos. Pero tú no quieres eso.

Entonces, sé realista y piensa cuánto tiempo tienes a la semana para dedicarle al español, qué cosa concreta quieres mejorar. Ponte metas pequeñas y alcanzables. Es la mejor forma de mantenerte motivado. 

¿Te imaginas lo orgulloso que te sentirás después de lograr cada pequeña meta? Tendrás muchísimas ganas de ir a por tu próximo objetivo.

 

3. Relájate. 

El estrés y la ansiedad son los peores enemigos del aprendizaje.

No soy experta en meditación ni nada por el estilo, pero sí tengo la experiencia como profesora y sé que aprender algo mientras sientes estrés es extremadamente difícil, por no decir imposible.

Si notas que te pones muy nervioso cuando tienes que hablar español, hacer ejercicios de respiración y meditación pueden serte de ayuda.

Busca un lugar tranquilo donde puedas estar solo. Disfruta pensando en este momento para ti. Tu momento tranquilo, tu momento de español.

Relájate. Respira hondo y expulsa el aire por la boca muy despacio. Piensa en algo positivo, un lugar que te guste mucho y te dé paz.  Relaja los músculos de la cara y de todo tu cuerpo.  Enfoca tu atención en lo que sientes en este momento y solo en eso.

Si quieres profundizar en esto de la meditación y la relajación, en youtube.com encontrarás muchísimo material. Aquí te dejo un ejemplo, que me parece muy sencillo y claro para ti.

Una vez relajado, deberías practicar algo de español antes de cada conversación. Y esto me lleva al siguiente punto.

 

4. Busca material de tu interés.

Igual que con las metas, también debes adaptar el material de práctica, no solo a tu nivel y al tiempo que tengas disponibles, sino también, y sobre todo, a tu interés personal.

Busca material en español en audio y vídeo relacionado con alguna afición tuya, o algo que quieras aprender. 

Te pongo un ejemplo muy tonto: 

Imagina que necesitas ordenar los armarios de tu casa. Estás harto del desorden y quieres un cambio. Más espacio físico y más claridad mental. ¿Por qué no buscas un vídeo que te ayude con esta tarea pero en español? Te prometo que esto funciona muy bien. Al principio, te costará un poco, pero es cuestión de acostumbrarte a buscar cualquier tipo de información que necesites en español.

Recordarás frases completas, tendrás vocabulario sencillo y seguro que aprendes alguna nueva expresión.

¡Esto sí es matar 2 pájaros de un tiro!

Cuando tengas elegido el vídeo o audio, puedes hacer muchos ejercicios diferentes. En este artículo te doy las claves para practicar escuchando: Cómo sonar más natural en español sin memorizar infinitas listas de gramática

 

5. Habla contigo mismo.

Esta es una de las mejores prácticas para mejorar tu forma de hablar, y una de las más sencillas.

Puedes empezar leyendo algo en alto. O hablando como si hablaras con un amigo. Describe lo que estás viendo o haciendo. Cuenta lo que pasó ayer o lo que vas a hacer el fin de semana que viene. Pero, lo mejor que puedes hacer es imitar después de escuchar a alguien. Desde frases cortas o, incluso, expresiones, hasta escenas completas de una serie o película. Las posibilidades son infinitas.

Empieza diciendo una frase muy despacio, ex-ce-si-va-men-te des-pa-ciooo. Marca cada sílaba, toma tu tiempo para decir cada sonido correctamente.

Ve aumentando la velocidad, ahora un poco más, ahora a velocidad normal, sigue aumentando, intenta decir la frase como lo haría un nativo, ahora como lo haría la madre del nativo, dila tan rápido que no consigas entender lo que dices. 

No hay una sola forma de hablar, hay múltiples. Escoge tu velocidad, una que te permita vocalizar y comunicar bien lo que quieres decir. Lo importante no es la velocidad, sino saber comunicar eso y que los demás te entiendan.

Para aprender más y mejor, te recomiendo que grabes tu voz. Coge tu móvil, abre la aplicación de la grabadora y grábate hablando.

Cuando mejoras tu pronunciación, te sientes mucho más cómodo hablando en español. Mira en este artículo cómo puedes conseguirlo: ¿Cómo parecer casi nativo con tu nivel intermedio de español?

 

6. Habla con otras personas.

Todos mejoramos con la práctica. Esto vale para cualquier cosa: nuestro trabajo, cocinar, hacer deporte… Hablar una lengua no es diferente. 

Si quieres mejorar tu forma de hablar, necesitas hacerlo más a menudo, pero de forma controlada.

Busca la forma de hablar con otras personas en español. Para sentirte lo más cómodo/a posible, es mejor empezar hablando con una sola persona y dejar las conversaciones en grupo para más adelante.

Para sacar el máximo provecho de tus conversaciones, te recomiendo tener algunas cosas en cuenta:

practica todos los puntos anteriores y ensaya antes de la conversación.

informa a la otra persona de cuál es tu nivel de español y qué quieres mejorar. De esta forma, cualquiera tendrá paciencia y querrá ayudarte a mejorar. Déjale claro que aceptas correcciones.

evita traducirlo todo literalmente desde tu idioma. Así, tardas mucho más en decir lo que quieres y la construcción de tus frases se puede complicar mucho. Aquí te cuento cómo puedes conseguirlo: ¿Cómo hablar español sin traducir? 

empieza comunicando lo que quieres con frases sencillas y breves. A veces, te bloqueas cuando haces frases muy largas, y ¿sabes qué? en conversaciones habladas no hace falta. En el día a día, nuestras frases suelen ser muy breves, a veces, reaccionamos con una o dos palabras o alguna expresión.

ten preparadas algunas frases para distintas situaciones:

  • distintos tipos de saludos según sea más o menos formal,
  • tu breve historia con el español y España, por si te preguntan,
  • si no encuentras la forma de decir algo, coméntalo, seguro que te ayudan y quizás aprendas una nueva palabra.
  • algunas preguntas mostrando interés por la otra persona, esto hace que conectes mejor,
  • distintas despedidas posibles… 

 

CONCLUSIÓN

No te compares con nadie. Conócete bien, sé positivo y disfruta mientras aprendes.

Sigue estos pasos y practícalos con regularidad. Cada día un poco más y un poco mejor. 

Tú también llegarás.

PS. Durante nuestra inmersión en Cádiz tendremos en cuenta cada uno de estos pasos mientras disfrutamos de una experiencia única. Si no quieres perder esta oportunidad, no esperes más. Apúntate aquí.

Sin comentarios

Escribe un comentario